.

Y yo me siento Viva!

Y yo no quiero morir Lentamente


Muere lentamente quien se transforma en esclavo del hábito, repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca, no arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente quien evita una pasión, quien prefiere el negro sobre blanco y los puntos sobre las "íes" a un remolino de emociones, justamente las que rescatan el brillo de los ojos, sonrisas de los bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos.

PaBlo Neruda.

El Edèn...La tentaciòn de Eva


Vamos, imagina. Está ahí y hay de todo; todo lo que tu caprichosa mente llegue a imaginar.

Si quieres, puedes crear un edén a tu antojo:

hierba naranja, cielo verde con nubes rosas, montañas en forma de letras

...tus letras...

tu nombre en parpadeo constante.

Música que no para de sonar y que va cambiando

con tus pensamientos..
Si quieres, puedes crear un edén a tu placer.

Eva coge la manzana del árbol; se pone de puntillas y

tensando su vientre y estirado el brazo

prende la manzana.

Es preciosa, rojo intenso.


Eva se coloca la manzana entre las piernas y

la aprisiona con los muslos.

Sube los brazos y une sus manos

por encima de la cabeza;

su cuerpo se arquea ligeramente.
Moja sus labios y lentamente empieza a balancearse,

a frotar la suave textura de la fruta

contra el clítoris.

- Adán, Adán...¿quieres la manzana?

Y Adán mordió la manzana.
Clavó sus dientes en la fruta y Eva se tambaleó,
perdió la pose adoptada.
Separó los muslos, dejando caer la fruta y agarrando la nuca de Adán la guió hacia su sexo.
Él empezó a paladear los labios húmedos y aprisionó entre sus labios el gran botoncito.
Se separó y olió el olor de ella.
Empezó a lamer y los dedos de Eva recorrían su roja hendidura.

Eva apoyó su espalda en el árbol,

la lengua de Adán no paraba de chupar.
Empezaba a gemir, se tocaba los pechos, se chupaba los dedos.
Los dedos de él, húmedos de ella, acariciaban la zona anal.
No llegaba a introducirse dentro de ella pero el toqueteo era constante
y su boca
no dejaba de comerse tan jugosa fruta.

6 comentarios:

Xasel dijo...

Un lugar que no conocía y que rebosa sensualidad...

Un lugar dulce y lleno de sentimiento que me gusta ver.

Si me lo permites volveré.., uno se siente bien aqui...

Un beso

Embrujada dijo...

Gracias por tus palabras.La sensualidad es parte de la mujer,de la esencia femenìna...

Te permito que vuelvas..serà para mi un placer.

Te devolverè tù agradable visita

Besos Embrujados ,pero dulces..

Vox dijo...

Querida Embrujada, si yo soy Adan no solo como esa manzana, si no que le digo a la serpiente que vaya descolgando todas las manzanas del árbil que las iré bañando cada una con el olor y sabor de eva antes de comenmelas.
Dios no nos castigó, si no que nos enseñó el placer sdel sexo.
Por cierto ya estás en mi blog, así como que espero que estaré en el tuyo.

Embrujada dijo...

Querido Vox, ya te tengo enganchado a mi blogs desde hace muchos dias,una presencia como la tuya es imprescindible tenerla..

Creo que sinos hubièramos encontrado en la situaciòn de Andan, hubièramos probado de esa " manzana" ese dulce pecado que a todos nos envenena...¿como renunciar a su sabor,a su textura ?...Ummm

Dulce esa manzana que està en nuestras bocas...seguiremos comièndola aunque del Eden Dios nos
invite a marcharnos ...

besos Embrujados pero dulces

CHAMAN dijo...

ME SENTI ACOGIDO, SENTI CALOR ACA

BESOS

Embrujada dijo...

Chaman,mi blog es acogedor ,y yo mujer que intenta dar su calor...

VUELVE cuando quieras...

Besos embrujados